2008-09-15

THE GREAT GIG IN THE SKY

Me acabo de enterar que se murio Rick Wright, uno de los miembros fundacionales del cuarteto seminal de poder, rock progresivo y experimental espacial llamado Pink Floyd, junto con Roger Keith Syd Barret, Roger Waters y Nick Mason formaron una de las agrupaciones mas vanguardistas, propositivas e influyentes en la historia del rocanrol...y eso ya es decir.

Mas sin embargo el detalle de Rick era la sutileza, la formacion jazzistica con la cual sucumbio al rock queda patente desde los pulsos amenazantes (aunque bien estructurados) de Echoes, la obra maestra de 23 y pico de minutos que tiene desde free jazz, tonadas apacibles de un sonar alimentado por un amplificador Leslie, los malabares sonoros de un The great gig in the sky con la voz celestialmente infernal de Clare Torry (que se apoyo sin duda en el ejercicio jazzistico historico en esta grabacion que es quizas el punto mas alto de belleza de un disco como lo es Dark Side of the Moon) pero quizas todo eso se resume a sus primeros años cuando cursaba arquitectura juntos con los otros pink floyds, cuando eran de Architectural Abdabs, The Megadeaths, The Tea Seat, The Pink Floyd Sound con Barret despegando del suelo con su capa y extraviandose en las proyecciones del UFO y su guitarra arremolinada con bolas de hule pero mas que nada los arreglos alucinantes de Wright que contrastaban con la pesadez y el feedback barretiano, sin duda un dueto que prescindia de la arrogancia de Waters pero que lo necesitaba para no perder la poca cordura y el temple de Mason en la bateria.

Pocos para saber que The great gig in the sky es de la autoria de Rick, por lo que cuando le pidieron la tonada para un anuncio de los calmantes Neurofen se nego rotundamente hasta que lo convencieron mientras el pidio como unica condicion que Clare Torry volviera a interpretar la conocida secuencia vocal.

Sin duda el reencuentro de Pink Floyd se antoja menos de lo que muchos fans quisieran, aunque en la gira de The Wall lo hayan sustituido vilmente por musicos de sesion, Rick Wright no era lo que se dice un Rick Wakeman o un John Lord en los teclados pero la magnificencia, la esplendorosidad poetica de sus sonidos logradisimos ya le dan un lugar en la historia del rocanrol a aquel muchachon arquitecto, musico, aficionado al jazz y responsable de esa ternura pianistica sin precedentes que va desde el candor de Matilda Mother o Flaming y Chapter 24 hasta Remember a day , Echoes, la parte experimental de Ummagumma, los solos de iglesia del Atom Heart Mother y la pureza musical de la Gran Carroza en el Cielo...far away..

Reacciones:

3 comentarios:

Emily Noanán said...

si lei que habia muerto de cancer a los 65...

nos deja algo su buena musica

saludos :)

Daniel Franco said...

¡Snif!

Elis De Sucre said...

no habia tenido tiempo de leer tu blog hace ya un ratito, siempre es chido conocer mas de la musica que nos expones, voy a escuchar sin duda ese de Les Ondes Silencieuses, me recuerda a una frase q escribi una vez " Me siento como el segundo de silencio que precede de una gran rola", por otro lado tu reseña del disco de UNKLE, estubo muy muy chida,es uno de mis grandes favoritos y la de rabbits ni se diga junto con el video enfermo, nunca me he cansado de verlo una y otra vez....
Saludos!!! a los regios, algun dia regresare a vivir alla.
(no sabia donde poner m i coment jeje)