2009-03-15

,

MILES DAVIS

MILES DAVIS
Me voy a sincerar, el jazz se me hacia la onda mas aburrida de la musica en general, si acaso se salvaba a mi parecer el blues con toda la fuerza e impetu de muchos musicos de años atras, pero cuando sabes que estos generos son las bases fundacionales de una musica que te gusta reteharto pues ya le empiezas a agarrar el saborcito mas chingon, hoy en dia admiro el trabajo de gente como Dizzie Gilliespie, Duke Ellington, Herbie Hancock, Chick Corea, John Mc Laughin, Jack de Johnette etc...una vez en la Mosca reseñaron en La Nueva Musica Clasica el Ok Computer de Radiohead (no habian pasado ni 2 años cuando ya la Mosca lo habia puesto en el pedestal de los discos inmortales con una nota soberbia) ahi segun palabras de Thom Yorke un disco de jazz era el motor o el corazon que latia en las sonoridades del Ya vas Computa, ese disco era Bitches Brew y el perpetrador era Miles Davis.

Avido de saber por que demonios Yorke dijo esas palabras (por cierto, hoy y mañana se presentan ante el publico defeño...ches chilangos bendecidos jaja) me fui al Mix Up un fin de semana y ahi lo tenian en la seccion de jazz (por cierto que en esa compra tambien adquiri el See it in sounds de Esquivel y el Psyence Fiction de UNKLE, todos esos discos ya reseñados en esta especie de pseudorevista electronica musical) segun se dice , este disco es como un salto cuantico en la era del jazz, una especie de marcha futurista nada convencional dentro del llamado jazz modal, si en Kind of Blue aparece de manera mas que evidente el jazz modal y en a Silent Way se escucha un jazz mas atmosferico incluso onirico, en Bitches Brew se van de la mano el jazz rock, la electronica aplicada a los tecnicismos de la grabacion en si , con una banda de soporte de puros pesos pesados como en la inclusion de dos baterístas de primer nivel (Lenny White y Jack DeJohnette), dos percusionistas (Don Alias y Jim Riley), dos pianistas (Chick Corea y Joe Zawinul), dos bajistas (Harvey Brooks y Dave Holland), un guitarrista fenomenal (John McLaughin), un saxo barítono (Wayne Shorter), un clarinete (Bernie Maupin) y él mismo en su fastuosa trompeta, no por nada despues de la aparicion de este disco muchos musicos de rock decidieron incluir una banda de soporte para recrear ciertos pasajes del jazz rock como lo fueron desde Chicago Transity Authority, Sly and the Family Stone, Santana Blues Band (este ultimo conformado por el gran orgullo de Autlan Jalisco Carlos Santana y su crew de musicos de diferentes nacionalidades).

Escuchar Bitches Brew (el titulo hace referencia a bebida de golfas o brebaje extraño o pocima de brujas) es sumergirse en uno de los discos mas obscuros en la historia del jazz, su mood tan de avanzada pero a la vez con esa extraña sensacion de ser un viaje psicotronico apuntalado por las texturas de los pasajes de trompeta del propio Miles Davis ,el track inicial Pharao's Dance es un tour de force de casi 20 mins de duracion que se grabo en varias tomas pero del cual el verdadero sentir fue hasta que el productor Teo Macero y el propio Miles se metieron en la produccion de los temas,en los cuales a la usanza de un musico del tipo "experimental" como Karlheinz Stockhausen o John Cage cortaron y pegaron cachos de musica ya grabada para hacerla repetitva y asi de cierta manera armaron sus primitivos loops con musica grabada por ellos mismos y conferirle ese caracter hipnotico a la grabacion.

El segundo track (Bitches Brew)que le da titulo al album es quizas uno de los mas ambiciosos logros de estudio de un musico de jazz, mas hermetico quizas que el primero, con la trompeta del Miles atascada de reverb a morir, hoy es influencia de muchos tipos de musica, desde sonoridades pop que utilizan este elemento como adorno instrumental hasta otro tipo de grupos que lo citan como obvia referencia-basta oir el endemoniado National Anthem de Radiohead para saber por quien fue influenciado)

En el LP original los dos primeros tracks conformaban un solo vinyl, en cd aparecen en un solo disco, el resto son variantes pero mas cortas pero no por ello efectivas y hasta mas gratificantes que una suite de dos temas que casi rebasan la hora de escucha (Spanish Key y Miles Runs the Voodoo Down) aunque esto no estaria mal si fuera un disco de rock psicodelico como del primer Pink Floyd o de Emerson Lake and Palmer, este es un disco de jazz y el jam session que se aventaron fue como un madrazo a los puristas que apenas le estaban entendiendo a Kind of Blue y su arriesgue por meter teclados electricos(!) en un disco de jazz.

He aqui mi vision de este maestro, mas cerca del espiritu de un Jimmi Hendrix que de el mas puro jazz y del cual hasta pienso que a veces fue el detonante de que este ritmo siempre se mantenga refrescante, vivo y en constante evolucion, al contrario del ritmo rockero que en estos tiempos suena a dulcecitos y le hace falta recuperar energia, experimentacion y dureza.


Reacciones:

0 comentarios: