2012-05-15

, ,

Revistas mexicanas...


El mundo de las revistas en México es una cosa que ha dejado buenas ondas, desde las legendarias Conecte, Sonido, Códice Rock, Moho, Marvin, Indie Rocks, Warp, R&R, la Banda Rockera (lo mas cercano a los fanzines gringos en diseño DIY pero con unos artículos dónde hablaban de rock, jazz , progresivo, heavy, trash, sesentas etc) La Mosca en la Pared (a mi gusto la mejor revista de rock que ha dado este pais), Lengua (regia!) Replicante, la formidable Complot (de portada que cambiaba con tipografía diferente y todo el pedo) pasando por Rolling Stone, Viceversa (proyecto efímero del buen Oscar Sarquíz) las electrónicas Urbe 01, At Syber (que puso en la punta del mapa a los Nortec mucho antes que los pasaran en México Suena) dicen que la Piedra Rodante era una cosa MONSTRUOSA, bellamente MONSTRUOSA, tanto que enfureció al sistema de Echeverría y junto con Armándaro y La Chanchomona se fue en picada todo ese rollo.

Como buen adolescente revistero mi primera formación musical fue con la ERES, pero cuando ERES ponía a Portishead, Marilyn Manson, Mazzy Star, Prodigy, Garbage, Jaguares, me toco las buenas épocas de La Mosca hasta su triste deceso aunque si alcanzó a pasar sus cien números con un número autoalabatorio donde entre otras cosas contaban la historia detrás del surgimiento de la misma revista y de un obscuro personaje del rock nacional que al final vinieron corriendo por querer imponer a un artista popero, el caso es que este personajazo fundó ese ente llamado Nuestro Rock una revista convertida en la casa de todo el rock malo, bueno, chafa, triste, urbano, mexicano,argentino, español, si señores, me refiero al Niño HÉROE del Rock Mexicano : Ritchie Bravo.

Por eso es de celebrar que revistas de este talante lleguen a este número que quizás signifique mucho o signifique poco (digo, la Rolling Stone gringa llegó a su número 1000 con una portada en 3D) pero también sería bueno que las revistas dejaran esa idea que no son catálogo para promover a los artistas sin un ápice de crítica, es bueno mostrarlos, entrevistarlos, fotografiarlos etc, pero también aplicar un rigor crítico para que la gente pueda decir si tiene ganas de escuchar a tal o cual artista, para poder sumergirse en la vanguardia o para poder navegar en el pasado y así entender lo que depara el futuro en materia musical, es algo de lo que siempre he tratado de aprender y llevarlo a nuestro magazine digital que obvio no se compara con todas esas que dije pero si da lata y de la buena (creo) jo!... que el buen rock (escrito) perdure.

Felices 100 números a esos de Marvin.
Reacciones:

3 comentarios:

Ernesto Caldero said...

Aplaudible que quieras hacer crítica musical, pero para hacerla hay que escuchar música, sobre todo las nuevas propuestas. Cuando he llegado a leer tus críticas se ve que tu oído musical se quedo atorado hace más de 10 años.

????? said...

Coincido contigo Decireves, sobre todo con eso de que La Mosca en la pared es la mejor revista de música que ha existido.

bigbangdos said...

Hay un lugar común entre los que critican la crítica (¿?) y es aquella petición que se le hace al que escribe de tener que haberlo escuchado todo. Es una reproche infame si tomas en cuenta que hay menos tiempo que vida. Al igual que propuestas musicales, hay propuestas de crítica hechas para cada uno de nosotros. Tratar de cambiar el punto de vista y las costumbres del autor puede parecer justo si somos cortos de miras. Vaya, no vas a escribirle a Paul McCartney que por favor toque más Bossa nova, para eso pones un disco de João Gilberto o Carlos Jobim.