2014-06-17

, , , , ,

Midyear 2014

























Por Arturo Rivero
@arturoyosoy


¿Que diferencias hay entre el 2013 y el 2014 en cuanto a los discos que han salido? Tal parece que no mucha; aún seguimos sin una corriente predominante o una nueva ola de grupos que retumben los oídos con algo novedoso;  seguimos viendo salir discos que deslumbran con su belleza u originalidad.
Para hacer esta revisión no sé cómo dividir los discos, no encontré una manera lógica de agruparlos, algún modo que tuvieran cierta conexión, así que les pondré una pequeña lista de los discos que he podido escuchar y comprado físicamente y los escuchados en MP3; con esto espero ya saldar la cuenta de este artículo.

 Quizá el regreso más esperado del año fue el hecho por Beck con su disco Morning Phases, un disco que exhala belleza en forma de flores y colores. Otro de los regresos que no tuvo un reconocimiento como se esperaba fue el de Warpaint; faltó algo que las hiciera sobresalir, ahora habrá que esperar al tercer disco. Mogwai también hizo de las suyas en los primeros meses del año. Aunque si tuviera que hablar de hermosura, sensualidad y cachondearía, tendría que referirme al tercer disco de Timber Timbre, postulado inmediatamente como uno de los mejores del año. Al  comienzo de este párrafo comenté que el regreso más esperado era el de Beck, pero el disco que ha recibido más reseñas positivas ha sido el de Damon Albarn, el primer disco de este multifacético artista lo coloca en el Olimpo de los músicos británicos (si acaso no se encontraba ahí desde hace tiempo), llevando más lejos todos los sonidos creados en su prolífica carrera, maravilló y será inevitable no ponerlo en las listas de fin de año.

A partir de aquí comenzaré a sacar los discos de la biblioteca del iTunes para obtener un poco de orden. Un nuevo disco de los Antlers salió hace poco con el nombre de Familiars y su sonido me ha cautivado. Band of Skulls trae un nuevo disco y suenan al rock and roll que siempre los ha caracterizado, sin embargo aún no alcanzan la popularidad a pesar de ya tener publicados dos discos. Si lo suyo es la música electrónica para crear ambientes e impulsar la imaginación, les recomiendo el nuevo de Bavaria. Turn Blue es el regreso de los cada vez mas adorados Black Keys, aunque a mí me siguen sin causar algo, la popularidad de esta banda sigue creciendo. Blondie, la banda de Debbie Harris sacó un disco que me dejó un poco confundido; el nombre del disco es Ghost of Download. Si de bailar se trata se puede escuchar el disco antes mencionado pero también el de Chromeo que a mi parecer perfecciona lo hecho por Daft Punk el año pasado o el de una banda para hasta hace unos meses desconocida llamada Ibibio Sound Machine. Cibo Matto y Client sacaron un nuevo disco, los dos son duetos de chicas y no tengo algo más sobresaliente que decir.

Cloud Nothing presentó el disco Here and Nowhere Else; la voz del cantante seguirá cargando la cruz de parecerse a la de Kurt Cobain y aunque este disco no es malo, sí refresca la escena musical. +++ (Crosses) publicó su disco debut, con la voz de Chino Moreno y ambientes electrónicos alrededor que nos traen a la mente imágenes sensuales/sexuales. Die Antwoord nos vuelve a partir toda la madre con ese sonido electro hiphopero con su disco Donker Mag. Dave Mason, ex guitarrista de Traffic, publicó Future´s Past, con un sonido que nos hace recordar los setenta. Leon Russell, otro viejo lobo, nos trajo Life Journey. Para terminar con los veteranos, también salió un disco del ex vocalista de The Who, Roger Daltrey junto a Wilko Johnson, llamado Going Back Home, un muestrario de todo eso que nos ha traído a dónde estamos, musicalmente hablando, y que algunas veces olvidamos. Bob Mould, integrante del grupo Husker Dü sacó un disco llamado Beauty & Ruin que hace recordar las guitarras de su primer grupo.

Midnight Sun es el disco de la banda de Sean Lennon, The Ghost Of A Saber Tooth Tiger, y trae psicodelia al igual lo que Dewolff. Eels nos muestra en su nuevo The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett, un disco tranquilo y sin tanta guitarra como el anterior aunque la genialidad de E sigue ahí. Elbow y Echo and the Bunnymen volvieron en este año. James acaba de dar a conocer La Petite Mort y recuerda viejas glorias. Fear of Men, disco que ya está en el altar del Sr. Decireves, vio la luz y con esto comienza oficialmente la carrera de esta banda; su anterior disco fue un EP. The Horrors sigue en su maduración musical y presenta Luminous.

Si hablamos de sorpresas Incognito es una de ellas: esta banda es un colectivo que fusiona jazz, soul, góspel, R&B y nos sacará una auténtica sonrisa. Joan Osborne con Love and Hate nos tranquilizará con su folk y Kishi Bashi nos hará soñar. Kaiser Chief nos hará ver que no todos los regresos son buenos y Lilly Allen nos muestra algo agradable, aunque no muy sobresaliente. Una banda que acabo de conocer son los franceses de Les Marquises. Liars lo volvió a hacer y con Mess nos trae una obra llena de electrónica que nos volara la cabeza. Otro regreso muy esperado es el realizado por Lykke Li. Aunque si de esperas hablamos, Linda Perhacs tardó 40 años en sacar su segundo disco llamado  The Soul of All Natural Things. L´Orange me llamo la atención con sus scratcheos y con un sonido lleno de soul, jazz y diálogos de películas antiguas; posiblemente su disco The Orchid Days estará en lo mejor del 2014.

The Pains of Being Pure at Heart me gusto con su sonido noise, a sus discos anteriores no les había puesto tanta atención. Phantogram viene con una electrónica muy accesible en Voices. Otro que trae sus ondas electrónicas es Sebastian Tellier; aún sigue sin ser santo de mi devoción, pero yo cumplo con agregarlo a la lista. Por el lado femenino, tenemos a Peggy Sue, que no hizo efecto. Russian Red de reciente visita a México presentó Agent Cooper y su música sigue igual de bonita. Después viene Sharon Van Etten con el sonido que llamaré mujer-dolida-reclama-amor-con-guitarra-acústica.  Tori Amos, adorada por más de uno, sacó Unrepentant Geraldines. Pero las palmas son sin duda para St. Vincent que nos trae un sonido arriesgado, motivante y disfrutable, muy buen trabajo de la pelos morados.

Sohn es una versión más fresa de Rhye. La banda que algunas veces me hace creer que soy el único que la escucha y que la disfruta es Sleep Party People y acaba de publicarse vía internet su disco Floating, próximo a salir físicamente. Sun Kill Moon también trae un disco del cual aún no aprecio su sonido llamado Benji. Swans, la banda pacheca que crea temas larguísimos con ruido, gritos y más ruido presento To Be Kind, con una portada horrenda. Temples, una banda joven émulos de Tame Impala trae Sun Structures y los andan llevando a todos los festivales (Corona Capital incluido). Teebs me recordó al Washed Out del año pasado. Sza con un disco llamado simplemente Z y con colaboraciones de Kendrick Lamar y Chance the Rapper me agradó y lo oí por varios días. La última tanda de bandas para nombrar son: The War on Drugs, el regreso de We Are Scientists, Wild Beast, The Whings y Wolfmothe , muchos de los cuales ya se pensaban desaparecidos.

Además de todas esas bandas y discos me he dado a la tarea de descargar discos de jazz y de música más tranquila, en general, y fue así que llegué a discos de: Aaron Martin y su onda espacial; Archie Pelago & Grenier con una especie de jazz futurista; Brian Eno junto a Karl Hyde que publicaron Someday World; Charles Eric-Charrier, muy jazzeado; un recopilatorio de Herbie Hancock y otro del famoso Jaco Pastorius, Polar Bear, Sleeping at Last trae un disco instrumental con el nombre de los cinco océanos del planeta. Pero si quieren algo extenso, pueden escuchar un disco recopilatorio de Nina Simone llamado The One and Only Standards Mood, que trae 60 canciones de su repertorio, para disfrutar con una noche de velas y vino tinto. Por último, la quinta entrega de Strange Cargo de William Orbit.

Y para terminar este resumen lo escuchado de bandas en español: Vetusta Morla y su Golpe Maestro me dejó un sabor agridulce, La Habitación Roja me sorprendió al crear canciones dignas para cantar en un estadio (si es que algún día llenan un estadio), Calle 13 cada vez inclinándose más al lado comercial y por último, Le Butcherettes de quienes aún no tengo oportunidad de escuchar su disco.

Éste es, a mi manera, un pequeño resumen de todo lo que ha visto la luz en estos 5 meses, faltan muchos discos por ver la luz y algunos están haciendo mucho eco. Sólo queda esperar…
Reacciones:

0 comentarios: