2015-11-16

, , , , ,

La nueva apuesta de Carla Morrison.


Por Arturo Rivero
@arturoyosoy


Carla Morrison (Tecate, Baja California, 1986) acaba de publicar su segunda larga duración con el nombre de Amor Supremo (Cosmica Records 2015). En su corta carrera ha recibido un sinfín de críticas, unas enfocadas a su persona y otras en su música. Olvidaré un poco su pasado y todo lo que la trajo a este segundo disco, para enfocarme 100% en los siguientes tres aspectos de su nueva placa.

1.- Letras.
Las letras de todas las canciones están ubicadas en el corazón roto. Además contiene unas letras que pecan de inocentes, como ese tierno coqueteo que se presenta en su primer sencillo de nombre "Un Beso" ( “Yo te voy a robar, te voy a secuestrar, te voy a robar un beso”), este tema se encarga de abrir el disco.

Sin letras poéticas o algo que contenga un tema diferente nos encontramos coros como “Tú fuiste mi vez primera, mi beso, mi ciencia a ciegas, te di todas mis maneras, de mi todo cedí, de ti tanto aprendí” en el tema Vez Primera o  “Y tú antes decías que yo era el amor de tu vida, y hoy solo me inspiras a dejarnos de querer, me despierto sin saber de los huesos y la piel, de este amor que ya no es."

En general estamos ante una compositora que no cuenta con la suficiente capacidad de crear temas elaborados. Pero si debo de aclarar que la manera en que crea sus coros hace que se queden en la memoria después de dos oídas. Pensar que estas canciones se encontraran en rotación constante en las estaciones de radio hace que tenga asegurado un año muy gratificante.

2.- Música.
No esperen escuchar algo cercano a un riff de guitarra. El protagonista de Amor Supremo es el piano y los arreglos orquestales son los que le otorgan la parte bella a todas las composiciones. Por fin eliminen la etiqueta de alternativa a la cantante norteña, este disco es totalmente pop y ya, tan pop como puede ser CD9, Jessi & Joy o Ha-Ash.

La producción llevada a cabo por los hermanos Alejandro y Demián Jimenez es impecable. Cada canción tiene detalles que evitan caer en el hartazgo a las primeras dos canciones. Discos con estas cualidades hay demasiados, puedo nombrar el álbum solista de Chetes (Blanco Fácil, 2006) o el tercer álbum de Zoé (Memo Rex Commander, 2006) con una producción envidiable y una ejecución de instrumentos soberbia pero al final son discos olvidables a los 3 años.

3.- Carla Morrison:
¿Estamos ante el mejor disco de Carla Morrison? Si. ¿Este es un cambio radical a su sonido? No. Si intentamos comparar su obra  con discos que han sido publicados en este 2015 a nivel mundial, sale perdiendo de todas a todas. Pero, si nos enfocamos a la escena nacional, podemos encontrar un enorme nicho de mercado que consumirá su música con muchas ansias.

Este es el momento de Morrison, este es el momento en que puede brillar y puede lograr las mejores ganancias. Aunque es necesario que en sus siguientes obras pueda crear mejores letras y atreverse a modificar su modo de cantar y componer, debido a que si no realiza algo diferente su carrera tiene fecha de caducidad.

He leído publicaciones que la comparan a Florence Welch o con Allison Mosshart, con ninguna las comparaciones son justas, con la primera el timbre de voz de la británica es muy diferente a la cantante proveniente de Tecate. Con la segunda, nombrar sus nombres en un mismo artículo, es una aberración.

Yo ubico a Carla Morrison, más abajo que a Natalia Lafourcade y arriba de Ximena Sariñana, solo por nombrar a dos cantantes/compositoras nacionales con un segmento de mercado similar.

A manera de conclusión:
Amor Supremo es perfecto para regalarlo, si tienes una sobrina de unos 15 años o si tienes una amiga que no ha superado a ese ex amor de la primaria, este es el mejor obsequio que podrá recibir en navidad, aparte que seguro estará barato.

Carla Morrison
Amor Supremo
Cosmica Records
2015
Reacciones:

0 comentarios: