2016-02-19

, ,

El hermoso ruido de Slowdive.


Inglaterra es la cuna del rock mas propositivo que existe en la historia, ahí se ha definido mucha de la música mas excitante de los últimos 50/60 años, ha habido de todo, si bien el ritmo se inventó de la unión del blues, el jazz y el rythm and blues en los Estados Unidos de la Norteamerica, este al brincar el charco se convirtió en otra música muy chingona que dio pie a toda la avalancha en sus diferentes ritmos, formas, modos, colores y sonoridades (y eso por no hablar de toda la miel regada por los Beatles y su influencia en casi el 99 por ciento de las bandas que existen en el planeta tierra)

Primero fue la ola inglesa, el punk, el progresivo, el new wave, el post punk, la electrónica mas radical, el britpop, y en este punto el shoegaze ya se estaba generando en EU vía My Bloody Valentine y en Inglaterra se perfeccionaba vía Slowdive, la banda mas picuda y sensible del género.

Slowdive (Reading Berkshire UK e integrado por Neil Halstead (guitarra y voz), Rachel Goswell (guitarra y voz), Nick Chaplin (bajo), Christian Savill (guitarra), Adrian Sell (batería en 1989), Simon Scott (batería entre 1990 y 1994) e Ian McCutcheon (batería desde 1994). es de la generación de artistas que fueron rechazados y hasta vilipendiados por ser outsiders, eran gente clavada en la textura y que le encantaba manipular sus pedales para crear atmósferas hermosas, paredes de sonido, ráfagas de feedback, todo esto hacía que estuvieran siempre viendo hacia el suelo mientras pisan su armamento de pedales, alguien lo definió como shoegaze no se si en torno de burla (shoegazing se traduce como mirar fijamente los zapatos) pero el caso es que Slowdive hizo junto con Lush, Ride, My Bloody Valentine y hasta Soda Stereo en su etapa shoegazer (el disco Dynamo es la prueba fehaciente de que los argentinos estaban a la vanguardia) la mùsica mas atronadoramente hermosa a fuerza de texturas fuera de este mundo y la electricidad canalizada a través de un entramado de pedales, efectos y distorsiones mareantes.

Slowdive tiene un puñado de discos y Ep, el disco chido para mi es Souvlaki, grabación intimista y adentrada en los terrenos del shoegaze, calmo, introspectivo y con una fuerza descomunal que va dejando un campo minado poco a poco para explotar en pirotecnias de feedback, Souvlaki tiene temas profundamente ligados al sentimiento que permeaba en la década de los 90, desesperanza, rabia y con momentos de gran belleza musical, temas como la abridora y clásica "Alisson", la lenta y preciosa "Machine Gun", el ruidisimo de "40 days", la gran y épica "Sing" que vuela como lenta voluta de humo y se extiende preciosamente, la delicada y sublime "Here she comes", la extraña "Souvlaki Space Station" con guitarreos muy a la The Edge, la guitarreramente sesentera psicodélica "When the sun hits", las canciones planean por tramos de tranquilidad y pueden resultarles a unos un tanto planas y aburridas, he aquí a una banda que creaba música para amansar a las bestias de la rebeldía y la inconformidad, no es de extrañar que las creaciones musicales de Slowdive sean un eco lejano de la frustración que se respiraba en las generaciones de rockeros que hacían el rock tosco y grungero a principios de la década de los noventa, había mas puntos de contacto entre dos géneros aparentemente contradictorios de lo que uno pensaba.

Slowdive es cabeza del Festival Nrmal, a celebrarse los dias 12 y 13 en la CDMX
Reacciones:

0 comentarios: