2016-03-19

, ,

Crónica Festival Nrmal 2016











Por Arturo Rivero / @arturoyosoy
Fotos Daniel Franco / @eldanielfranco


Fue en el año 2013, cuando acudí a mi primer Nrmal. Las diferencias entre el Nrmal que se presentaba en Monterrey, y el que ahora ya se estableció en la Ciudad de México, son abismales; desde los escenarios, el terreno en el que se lleva acabo. Pero son dos las más grandes diferencias que se tienen: los actos que encabezan el cartel y la gente que acude al festival.

Ela Minus

Es en la Ciudad de México cuando se comienza a crear una verdadera identidad y su reputación del mejor festival (en cuanto a line up) en el país. Y como muestra, los cabezas de cartel de las ediciones realizadas en la capital del país: Silver Apples,Destroyer y Blood Orange en el 2014, SwansFuture IslandPhantogram y The Black Angels para el 2015, y finalmente para esta  ocasión, los platos fuertes eran A Place To Burry StrangersDeerhunterBattles y Slowdive.

Nuestra llegada al festival fue el día sábado a las 14:30 horas, y nuestra primera sorpresa llegaría al saber que Haciendo El Mal no se presentaría en el festival. Así que el inicio oficial fue con la parte final del set de Camera, que apenas y alcanzamos a escuchar. De ahí el recorrido nos llevó a Bluehost y después, en el mismo escenario amarillo, estuvo Sick Morrison, sin mucho que decir de ambos actos.

Grenda
Nos pasamos al escenario azul para ver la presentación de (sic), lo que vimos nos voló la cabeza, es un dueto (batería y sintetizadores/voces) que hacen ruido, y mucho ruido, se dice que de lo sublime a lo ridículo, solo hay una línea muy delgada, y (sic) puede ser la muestra de ello. El siguiente grupo en el escenario rojo fue Aloa Input, alemanes que traen un sonido indie rock muy agradable al oído y bienvenido a esas horas de la tarde. Los Walters de Puerto Rico trajeron sabor, su música es una fiesta en su totalidad, y para al final del set, sus bailarinas estaban paseando entre todo el público.

Low era de los actos más esperados en el line up, esta sería su primera presentación en México y la puesta del sol parecía perfecta para contemplar su música. La banda de Minnesota tuvo su origen en los 90´s y han ido recorriendo todo este periodo bajo el título de “banda de culto”. La sensación de recibirlos en el país con su magnífico último disco “Ones & sixes”, era el momento oportuno.

Gnucci
Pero antes de comenzar a disfrutar de su set, tuvimos que ver como el sonido del escenario fallaba. La solución fue práctica para Alan Sparhawk, al voltear el monitor de sonido y comenzar a tocar en plan solitario. Para la siguiente canción ya estaba todo solucionado, y nos presentaron su sonido característico, esa bella combinación entre las voces de Sparhawk y Mimi Parker, debo de remarcar ese hermoso momento que es Lies.

El siguiente acto que presenciamos fue San Pedro El Cortez, esta banda de Tijuana, que si se ve desde una perspectiva del desmadre, es muy buena. Pero hay que recordarles que bandas mexicanas como Molotov, o todas las de Ska, tienen el mismo objetivo que ellos, y sus aportes musicales son mínimos.

Gnucci
Empress Of se presentó como neoyorkina, aunque muchos sabíamos de sus raíces hondureñas. Vino con un sonido que hizo bailar a algunos, y dormir a otros. El siguiente en presentarse fue Deerhunter, el segundo en presentar fallas técnicas en el escenario rojo, retrasando su presentación un par de minutos. Las guitarras se hicieron presentes en todo su set, llenando los oídos con su noise rock.

El plato fuerte del día sábado traía muy afiladas las guitarras y estaba a punto de destrozarnos los oídos con sus riffs de guitarra, ese bajo retumbante y una batería trepidante. Con un escenario a oscuras y luces que deslumbraban, el show de A place to Burry Strangers fue ensordecedor. Huimos del  festival antes de que comenzara a tocar Health.

Gnucci
El día domingo tuvo más presencia electrónica, estuvo repartida en todos los horarios y en todos los escenarios. Desde Ela Minus, quien inauguró el día en el escenario azul, pasando por Grenda que, nuevamente, mostraba fallas técnicas a su inicio. El baile se dio con Gnučči, en el escenario amarillo. The Body trajo un sonido pesado al festival, pero no duraría mucho, dado que la electrónica siguió con Mark Fell y con Blanck Mass. Entre estos dos actos se presentó Baltazar, banda originaria de Guadalajara, y que después de tanto sonido sacado de Mac’s, se agradeció la combinación de las voces de sus integrantes y su sonido pop.

Después de Baltazar, en el mismo escenario amarillo, se presentó Jenny Hval, noruega que con su electrónica experimental, en momentos hacia a los presentes mover un poco la piernas, y en otros, contemplaban sus monólogos con los ambientes que se creaban a su alrededor.

Gnucci
Mi sorpresa del día fueron los colombianos de Mitú, que para variar traían un sonido electrónico, pero más cercano al tecno, con unas percusiones perfectas para llevarnos al éxtasis mientras nos movíamos en una especie de ritual sin parar. Antes de empezar a degustar el plato fuerte del festival, se tuvo que hacer una parada obligada en el escenario amarillo para ver aFatima Al Qaridi, la DJ senegalesa nos regaló unas mezclas musicales que siguieron con el baile que veníamos arrastrando desde temprana hora.

A las 20:00 horas estaba programado el inicio del show de Battles, banda neoyorkina de math rock (cualquier cosa que eso signifique), y en el escenario se visualizaban su arsenal de pedales, teclados y la batería, todos ordenados a la misma altura, y sin hacer menos a alguno de sus integrantes. Con tres discos en su haber y basándose principalmente en la construcción de sus temas, en mayoría instrumentales, fue así como nos fueron armando un cañón sonoro que termino explotando con “Atlas’, ese tema de su primer disco “Mirrored”.
todo el flow
El final estaba cerca, pero este no iba a ocurrir hasta escuchar por primera ocasión en Mexico a la banda inglesa Slowdive. La banda inglesa tuvo una breve existencia de solo 6 años, publicando 3 EP´s y 3 albums de estudio. En el 2014 realizó su regreso a los escenarios y fuimos sorprendidos cuando fueron anunciados como cabezas de cartel.

La banda mostró todo su arsenal sonoro en 12 canciones que conformaron su set, se extendieron 10 minutos más de lo programado, pero eso a nadie le pareció importar. Rachel Goswell, parecía contenta y a la vez sonrojada ante el recibimiento de la gente. Las guitarras sonaron en algunos momentos tranquilos, y en algunos otros, con verdadera furia. Algunos asistentes se quejaron del sonido en ese acto, pues creyeron que se escuchaba muy bajo.

Al terminar el set, muchos empezaron a emprender la huida. Pero, aún quedaban unos viejos lobos de mar que hicieran sonar sus guitarras y nos hicieran olvidar esa tarde llena de laptops y baile.

Acid Mother Temple… fueron los encargados de ponerle fin a la edición 2016 del festival. No tenía idea de que esperar, pero solo hicieron falta 30 segundos de su set, para convencerme de que son inmensos y magistrales. 20 años de carrera los respaldan, no son jóvenes con ganas de sobresalir a base de guitarras. Ellos son los pilotos de la nave y a nosotros solo nos quedaba disfrutar el viaje a base de guitarras, sintetizadores y el theremin. 
Un final grandioso para un festival que no ha dejado de sorprendernos en 6 ediciones.

Baltazar
A manera de P.D. hay cosas que se pueden mejorar, como son las fallas técnicas en las presentaciones, el cumplimiento en los horarios, el orden de las bandas o posiblemente la separación de géneros por día, y la desorganización de los medios en la zona para tomar fotos. Son cosas que quizás no manchen los actos, que son a lo que se va a ver en un festival, pero que se pueden hacer cosas para mejorar.




Baltazar

The Body

Blanck Mass

Jenny Hval

Jenny Hval

Jenny Hval

Mitú

Photoception

Fatima Al Qadiri

y a lo lejos Mitú

Battles

Battles

Battles

Slowdive

Slowdive

Slowdive

Slowdive

Acid Mothers Temple

Acid Mothers Temple
Reacciones:

0 comentarios: